CONTACTO

C/ Pintor Vicente Abreu, 7  Dpt 2

01008 Vitoria-Gasteiz

Tel:      945 012 863

Movil: 605 714 922

Fax:     945 213 143

Mail: ezeba@outlook.com

ENLACES DE INTERÉS
  • s-facebook
  • Twitter Metallic

© 2017 Ezeba

 

La Enfermedad Celíaca

La enfermedad celíaca (EC) es una intolerancia permanente al gluten que produce, en individuos predispuestos genéticamente, una lesión grave en la mucosa del intestino delgado, provocando una atrofia de las vellosidades intestinales, lo que determina una inadecuada absorción de los nutrientes de los alimentos (proteínas, grasas, hidratos de carbono, sales minerales y vitaminas).

 

 

 

 

 

 

 

 

 


La sintomatología de esta enfermedad es amplia y variada, sin embargo, los síntomas pueden estar ausentes, lo que dificulta el diagnóstico.

El único tratamiento existente, a día de hoy, consiste en el seguimiento de una dieta estricta sin gluten de por vida que conlleva la recuperación y normalización tanto clínica como funcional, así como la reparación de la lesión histológica vellositaria.

La prevalencia de la EC en España es aproximadamente de 1 a 3 por cada 100 personas nacidas vivas, siendo la enfermedad crónica intestinal más frecuente en nuestro país. Su base genética justifica que pueda haber más de un paciente celíaco dentro de una misma familia. Se puede presentar tanto en niños como en adultos.


A pesar de la alta prevalencia, sólo el 10% de los celíacos está diagnosticado, en parte debido a la baja sospecha diagnóstica en las formas atípicas de presentación (en más del 50% nada tiene que ver con las típicas diarreas), tanto en el niño como en el adulto.


Se hace necesario un mayor conocimiento, por parte del médico de atención primaria, de las formas clínicas no clásicas, lo que permitirá un diagnóstico y tratamiento precoz, con las consiguientes ventajas tanto sanitarias como sociales, laborales y de carácter económico.

Las enfermedades autoinmunes como la diabetes mellitus tipo 1, tiroiditis autoinmune, artritis reumatoide, Sindrome de Sjögren, etc. pueden asociarse a la enfermedad celíaca, por lo que su detección precoz permite, a veces, evitar la aparición de estas inmunopatías, y en su defecto, favorecerá su mejor control.
Los pacientes con estas enfermedades, junto a los familiares de pacientes celíacos, constituyen una población de alto riesgo en los que hay que mantener un alto grado de sospecha.
No hay que olvidar, el alto coste sanitario del paciente celíaco sin diagnosticar y sin tratar, que durante largos períodos de tiempo acuden reiteradamente a médicos de distintas especialidades hasta que, finalmente, se es establece un diagnóstico definitivo
hasta que, finalmente, se establece el diagnóstico definitivo.